jueves, 24 de diciembre de 2015

Navidad

Este año es diferente.
Se ve y se siente diferente.
Sabe diferente.
La vigilancia es diferente.
El peso es diferente...

Pensé enumerar todas las cosas que perdí,
Las cosas que quiero y no puedo tener.
Las personas que no están conmigo.
Los regalos que no hice.
Los regalos que no tengo...

Pero.
En esta ocasión diferente,
donde la navidad no es rojiblanca sino que azul...
Voy a dar gracias.
Por lo que sí tengo:

Tengo una familia maravillosa,
Este año me lo demostraron con todo!
Apoyo incondicional, cariño, paciencia,
gritos, regaños, medicamentos, silencio.
Aceptación...
Tengo una familia no sanguinea,
Amigos que no me olvidan ni me dejan aunque lo merezca.
Tengo a mis abuelas, aunque falte una...
Hay promesas para mí.
Hay sonrisas.
Tengo un peso cercano a lo que siempre quise.
Tengo este espacio para poder expresarme.
Tengo lectores aunque no los merezca
Tengo perdón.
Tengo tiempo aún... hubo momentos en que no lo tuve ni lo quise; pero el reloj no se detiene aunque pelee día a día con sus manecillas.
Tengo vida.
Tengo medicamentos que me ayudan a vivir.
Tengo a mis medicos que no se rinden conmigo, aunque yo lo haga.
Tengo a mi futura, la razón por la que me levanto, sonrío, y me esfuerce por ser una mejor persona.
Tengo dinero.
Tengo cigarros.
Tengo paciencia.
Gané un tanto de madurez y de conocimiento sobre mí misma.
Tengo respuestas a muchas preguntas
Y muchas preguntas sin respuestas.

Tengo razones para forzarme a cambiar.
Tengo un vacío en el alma que es un agujero negro que me traga y escupe cuando quiere.
Tengo un corazón lleno de amor e ilusiones en la basura.
Tengo minutos en el teléfono pero nadie a quién quiera llamar.
Tengo cicatrices y moraduras.
Tengo espasmos, pesadillas y sudores sin lágrimas.
Tengo llanto acumulado sin espacio para llorar.
Tengo poco pelo.
Tengo más huesos que partes blandas.
Tengo energía dormida y sueños en espera.
Tengo metas en mi repisa de fracasos.
Tengo una repisa de fracasos y errores llena.
Tengo miedo.
Tengo la sensación de que no soy suficiente.
Tengo pastillas.
Tengo un plan para terminar mi vida.
Tengo tantas razones para vivir como para morir.
Tengo un infierno en mi cabeza.
Tengo ropa que no me queda.
Tengo asco.
Tengo repulsión de mi reflejo.
Tengo libros sin leer.
Tengo recuerdos dulces.
Tengo recuerdos amargos.
Tengo música para revolcarme en mi miseria, otra para bailar, otra para reír y otra que me roba sonrisas de añoranza.

Hay de todo un poco este año,
Creo que puedo intentar pero soy una perra muy vieja como para aprender nuevos trucos.
Muchos intentan amaestrarme, pero el instinto ya está fundido dentro mío y aunque trate no lo puedo cambiar.
A veces tengo ganas de hacerme una lobotomía y empezar de nuevo, pero sé que cometería los mismos errores. La mente puede cambiar, pero el cuerpo también tiene memoria.

Esa es la peor parte.
El saberme vencida aun cuando todos apuestan por mi victoria.
Decepcionar a más gente siempre es posible,
Pero cuántas veces es posible decepcionarte a tí misma sin sufrir un daño permanente??
Esa es mi gran pregunta,
Y aún no tengo la respuesta...

3 comentarios:

  1. Es un entrada muy especial, conmovedora, tierna, real, autentica, tiene de todo... es muy lindo que a pesar de todo puedas agradecer lo positivo y a quienes han estado a tu lado. Eso es realmente lo importante mas allá de los regalos y las cosas materiales. Ahora sabes que no estas sola. No se la respuesta a tu pregunta, lo importante es que aun tienes tiempo para encontrar respuestas, que aun estas aquí.
    un abrazo muy grande y te deseo lo mejor siempre

    ResponderEliminar
  2. Precisamente entre a mi blog para escribir mi reflexion del año para mi y veo que puedes agradecer de todo lo que tienes es muy bonito estar consiciente de lo bueno y malo que nos rodea

    ResponderEliminar
  3. Precisamente entre a mi blog para escribir mi reflexion del año para mi y veo que puedes agradecer de todo lo que tienes es muy bonito estar consiciente de lo bueno y malo que nos rodea

    ResponderEliminar

Solo si quieres...
Pero me gustaría saber que piensas sobre esto

Si quieres encontrarme, ya sabes donde estoy

Vivo en el número 7, de la calle melancolía, ando buscando hace años, la calle de la alegría, pero siempre que lo intento ha salido ya el tranvía... y en la escalera me siento, a silbar mi melodía