miércoles, 23 de marzo de 2016

Grito

Definitivamente gritar es una gran via de escape
Gritarle hasta al perro del vecino es liberador
Aunque no sean las palabras correctas.
Los peores, segun yo,
Son los gritos ahogados...
Esos que se gritan en el alma
Que hacen eco en la cabeza
Hasta que rompen el brillo de tus ojos
Pero mantienen la boca cerrada...

Gritar con el cuerpo es diferente,
Puedes gritar con tu danza,
Con el canto,
En papel
O hacer eco con tu cuerpo,
Ese es otra cosa. Es mas cruel y dañino.
Ese implica sangre, moretones, calambres o desmayos.
Hacer eco de algo tan íntimo como lo es un grito
Siempre trae consecuencias.

Recuperarse es una mierda.
Te llenas la cabeza con palabras
Y solo salen mentiras de tu boca.
"Todo está bien!"
"No me preocupa pesar 58 kilos"
"Hace meses deje de cortarme o golpearme"
"Estoy bien"

Se que mi familia no se merece más mentiras,
Pero tampoco merece la verdad.
Y grito.
Grito tan fuerte que sin querer hago eco
Y repite las mentiras
Una y otra
Y otra
Y otra
Vez.

Consecuencias
Gotas se desbordan
El tiempo corre
La gente pregunta
Oos escondites se achican
Pero el pulso es contante
Bum-bum bum-bum

3 comentarios:

  1. :( esos gritos ahogados son los peores, los que uno tiene que guardarse dentro para no preocupar a otros, y mentira tras mentira se acumulan en el alma y duelen... lamento que estes sintiendote asi
    besos

    ResponderEliminar
  2. Y si por aquí tienes que gritar hazlo! que es mucho mejor que en tu cuerpo... no sabes cuanto pienso en ti y cuanto quiero que mejores, aunque no te conozca en persona <3 XO

    ResponderEliminar
  3. gritos silenciosos que generan un gran eco desde la adversidad de las mismas cosas ojala puedas creerte las mentiras sin lastimarte y estés bien.
    anonimo.

    ResponderEliminar

Solo si quieres...
Pero me gustaría saber que piensas sobre esto

Si quieres encontrarme, ya sabes donde estoy

Vivo en el número 7, de la calle melancolía, ando buscando hace años, la calle de la alegría, pero siempre que lo intento ha salido ya el tranvía... y en la escalera me siento, a silbar mi melodía